23/4/10

George Orwell en la revolución española


Hoy con Público sale “Homenatge a Catalunya”, de George Orwell.

El libro es más que una versión novelada de la gloria y tragedia de un proletariado que también se lanzó a asaltar el cielo, cuando la reacción fascista se enseñoreaba por toda Europa.

Se trata de un documento de muy agradable lectura en donde se cuenta la experiencia personal del autor en las Brigadas internacionales desde las filas del POUM y de la CNT.

Una visión que sitúa la problemática política de la revolución y la contrarrevolución franquista, y la política estaliniana. Los avances sociales y democráticos de la segunda República y sus graves límites sociales y políticos. Los gobiernos del Frente Popular, con el colofón de Negrín, se atrincheraron en defender la fase burguesa republicana. Desde el Frente Popular se limitó y frenaron las presiones revolucionarias para la colectivización del campo y en las empresas.

En Catalunya, el gobierno de la Generalitat, en el que Andreu Nin participó unos pocos meses como Conseller de Justicia, con la teorización de que estaba en fase aguda de contradicción y lucha su carácter de clase burgués u obrero, secundó en parte las colectivizaciones del Comité de Milicias Antifascistas, y la instauración de Poder Popular en los Pueblos que intentaban emular al Octubre soviético de la Rusia bolchevique: pero La Generalitat procedió a estrangular este proceso revolucionario y devolver la propiedad a sus antiguos propietarios burgueses y terratenientes.

Los sectores políticos revolucionarios más avanzados estaban formados por la CNT anarco sindicalista, y el POUM marxista (unión de la antigua Federación Comunista Catalano Balear de la III Internacional que se transformó en el Bloc Obrer y Camperol -Bloque Obrero y Campesino-, con la Izquierda Comunista Española procedente de los comunistas heterodoxos relacionados con la Oposición Comunista Internacional de León Trotski). El PSOE y la UGT postulaban una fase democrática no revolucionaria. En esto coincidieron con el giro de la Comintern (Internacional Comunista disciplinada a la diplomacia, al partido, y al gobierno de la URSS, bajo la batuta del dictador Stalin) que pasó de proclamar ¡Abajo la República y Viva los Soviets revolucionarios" en 1931, a supeditarse detrás de la democracia burguesa y su propiedad privada para hacer frente al fascismo.

En 1937, los periódicos y las direcciones del PCE y del PSUC, con comisarios políticos directos del KGB estaliniano, se lanzaron a proclamar al POUM y a sus dirigentes, Maurín y Andreu Nin, como quintacolumnistas y agentes fascistas de Franco infiltrados en las filas republicanas. La voluntad revolucionaria de la CNT y del POUM fue anatemizada de contrarrevolucionaria.

La mano negra de los Procesos de Moscú se estrelló en España, Barcelona, con el POUM; Andreu Nin no cedió a sus secuestradores y torturadores, el POUM siguió la pelea desde la clandestinidad en el final de la II República.

Para Orwell “Els Fets de Maig” (Hechos de Mayo) fueron una insurrección popular del proletariado barcelonés, en vez de un putch de corte filo-franquista como aún se pretende como versión estaliniana, o como se duda con deshonestidad sobre su realidad popular desde historiadores de la izquierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada