4/3/10

Salt, convivencia y cohesión social

En Salt se ha formado una Mesa por la convivencia entre el Ayuntamiento, de mayoría PSC con ERC, y las entidades de los colectivos de inmigrantes y de gente autóctona. Es la cuarta que se forma, pero el estallido de xenofobia le da una relevancia especial.

Hace falta buscar los medios sociales para la convivencia en una situación muy degradada, con una preocupación ciudadana y temores pro una situación real insostenible.

Ahora se ven muchos Mossos d'Esquadra por Salt. Ahora bien todo el mundo sabe que el enfoque del conflicto, incluido con la delincuencia, necesita un plan de choque social, extraordinario, o la leve confianza que la Mesa permite se hará pedazos con la tensión hirviendo, pues puede explotar con gran violencia.

Desde EUiA de Salt me llega un manifiesto para dar sentido a la convivencia con la cohesión social.

Manifiesto de Salt d'EUiA

Con motivo de los hechos del lunes 22 de febrero que obligan a la alcaldesa a suspender el Pleno de la corporación municipal y de los diferentes acontecimientos producidos durante los días siguientes, la Asamblea Local de Salt de Esquerra Unida i Alternativa quiere hacer públicas estas consideraciones:

Las tensiones y acontecimientos de violencia producidos en nuestro pueblo se podían prever, puesto que, son consecuencia de la convergencia de diferentes elementos:

Un aumento importante, en cantidad, diversidad y velocidad, de las migraciones internacionales, expresión demográfica de la globalización capitalista que promueve una reserva de mano de obra barata y sin derechos. Debemos recordar, una vez más, que la venta de la fuerza de trabajo de las personas trabajadoras inmigradas ha incorporado una importante ganancia económica a los bolsillos de los empresarios y a la caja de la seguridad social.

Una paralela degradación de los servicios públicos esenciales (guarderías y primaria, centros de salud, servicios sociales y de atención al bienestar de las personas y de las familias, acceso a una vivienda digna sin hipotecar la vida, transportes públicos...), ya que, no se ha producido un aumento de servicios públicos proporcional al aumento de población registrado a nuestro pueblo. Así, estos nuevos déficits se suman a los déficits crónicos que sufre Salt desde la recuperación de la independencia municipal hoy hace 27 años. Unos déficits que, más o menos, orientaron las propuestas de los diferentes programas municipales de las pasadas elecciones de 2007 y que, en general, cerca de tres años después, todavía continúan siendo simplemente propuestas.

Un aumento del paro, de la pobreza y de la extrema pobreza y un deterioro general del acceso a un trabajo digno y bien remunerado fruto de una crisis económica que ha golpeado en primer lugar y con más intensidad, a las personas y familias más débiles, y entre ellas las inmigradas extracomunitarias. Hace tiempo que denunciamos que en Salt hay gente que tiene hambre, que hay niños que van al colegio sin haber almorzado y, a veces incluso, sin haber cenado.

Un aumento de la xenofobia y de las actitudes racistas incubadas en el caldo de unas políticas de extranjería represivas, que están lejos de la igualdad de derechos y que se ven reforzadas por los elementos anteriores (la masificación de los servicios públicos esenciales, el paro y el deterioro de las condiciones materiales de vida de la gente trabajadora).

Hemos sido los primeros en trabajar a favor de la convivencia y de la cohesión social de la gente trabajadora de Salt y continuaremos en esta línea. Tenemos muy claro que los conflictos en el si de la clase trabajadora perjudican siempre los más desprotegidos, fragmentan y debilitan el conjunto. Por esto, desde EUiA hemos dicho y decimos: Convivencia sí!!! Igualdad de derechos también!!! No podemos continuar pidiendo la primera y mirar hacia otro lado cuando toca reivindicar que todas las personas somos iguales en dignidad y derechos... Ahora que se empiezan a calentar los motores de la próxima acometida electoral conviene recordar que se continuará negando el derecho de voto a un importante sector de la población de Salt.

Finalmente, queremos manifestar que los llamamientos a la convivencia pueden ocultar la realidad y renunciar o aplazar la acción política que la transforme positivamente. Además del diálogo entre los diferentes sectores de la población hace falta tomar algunas medidas de izquierdas. Por ejemplo estas:

Una Directiva a nivel europeo sobre los derechos de los trabajadores y las trabajadoras migrantes, partiendo de los principios de igualdad de trato y de oportunidades.

Una Ley española de ciudadanía que, definitivamente, garantice la igualdad de derechos y deberes de todos sin distinción de ninguna clase.

Un giro de las políticas económicas, fiscales y sociales en beneficio de la gente trabajadora, de la igualdad y de la mejora de las condiciones materiales de vida y bienestar.

Y, urgentemente, en Salt, como en otros municipios con características demográficas, económicas y sociales similares, hace falta que la Generalitat y el Estado español se impliquen y financien medidas de choque para paliar la situación de pobreza extrema y la carencia absoluta de expectativas de futuro de un sector de la población, especialmente de la población joven. Por ejemplo: gratuidad del comedor escolar, multiplicación de los bancos de ropa y alimentos, ayudas económicas y microcréditos sin interés para poder hacer frente a los gastos más perentorios, formación e inserción laboral...

Salt, 3 de marzo de 2010, Día de la Independencia municipal de Salt.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada