19/10/12

Consulta y Huelga en las elecciones catalanas

La movilización electoral será movida. Puede ser un preludio de que se prepara una legislatura convulsa. La inestabilidad social y política va en aumento. Perspectiva de consulta y de huelga general ciudadana.

Los trazos políticos están muy definidos por lo que representa la movilización ciudadana masiva, con un eco y consecuencias contundentes: La consulta por el ejercicio del derecho de autodeterminación acordada en el Parlamento.
El trasfondo es la eclosión de la gran manifestación con el clamor de Libertad, Independencia, Nuevo estado de Europa. Se quiera o no, se sea centralista, autonomista, federalista en las diferentes acepciones (de obligada unión, o de libre determinación), o independentista, ningún manifiesto que no llene a tope el Paseo de Gracia podrá anular el choque que pone al desnudo el desencuentro de la unidad actual del Estado del Reino. El encaje entre la España Estado monárquico y la Cataluña autonómica supeditada no funciona, y no puede seguir como hasta ahora.
La ciudadanía debe poder decidir, por lo tanto debe decidir lo que quiere. Desde la izquierda tenemos que animar y profundizar en esta marea democrática de la libertad emancipadora nacional, para permitir que sea lo más libre y social. Cuanto más democrática y radical sea, más asequible será hacer frente al liderazgo del presidente Mas y de CiU. Cuanto más popular sea menos facilidades tendría la derecha nacional catalanista de impedir una estructuración constituyente estatal soberana republicana. Y si la población, la ciudadanía de Cataluña, el pueblo que vive y trabaja quiere independencia, esto es lo que debe apoyar nuestra izquierda. Y para saberlo hay que hacer la consulta y garantizar el derecho a la secesión, incluso aunque no se comparta.
Tendremos una campaña donde la consulta, la independencia y el Estado será el centro de todo lo que se refiere al sentimiento catalán, a la crisis democrática de soberanía con el fracaso estrepitoso de la Autonomía dentro del Reino de España.
Ahora bien, la convocatoria de huelga general ciudadana el 14 de noviembre contra los recortes, con el cobijo de una movilización sindicalista europea, pone sobre el escenario la otra divisoria fundamental en la vertiente social.
Nacional y social son dos vertientes o planos diferentes en un mismo territorio y población. Su unidad reside en que forman parte de la lucha emancipadora política: una nacional democrática y otra social económica.
Pretender disminuir la importancia capital del encaje o estructuración nacional representa situarse en una onda que no es la de esta ciudadanía y pueblo.
Enfocar la perspectiva de la izquierda sólo desde el plano social, es incapacitarse para unir a fondo a la gente trabajadora y debilitarse de antemano.
La población y la gente trabajadora está dividida por la división del trabajo, pero sobre todo es la pertenencia o identidad nacional lo que parte profundamente, hasta determinar unos liderazgos políticos nacionales catalanes o españoles de las derechas. Los liderazgos de quien se siente tan catalán como español, o ni español ni catalán, no disponen de entidad política propia real, en el fondo dependen de un nacionalismo u otro, o contra el otro.
EUiA está muy bien situada con la orientación establecida en la 6ª Asamblea. Defendemos garantías plenas para la soberanía nacional y la independencia; promovemos la rebelión social a los recortes de CiU y el PP. Es tiempo de contribuir a forjar alternativa de izquierdas nacional y social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada