16/12/09

Aminetou Haidar 30 días. Podemos ganar.

Treinta días en huelga de hambre de la heroína saharaui Aminetou Haidar. Un reguero de solidaridad extendida como la pólvora por España, Europa, y en las instancias internacionales. Los USA de Obama miran a sus intereses comerciales con el ocupante Marruecos.

"Marruecos culpable, España responsable".

Podemos ganar. Con la unidad, con la movilización unitaria, con la actuación confluyente a todos los niveles desde la calle a las negociaciones.

Las violaciones del derecho y acuerdos internacionales, de los derechos humanos, no han podido ocultarse. El Sahara es un territorio pendiente de finalizar el proceso de descolonización, ocupado por Marruecos, en el que España y la ONU tenían comprometido un Referéndum de autodeterminación, para que la población saharaui pudiera decidir su estatus como Estado independiente, o como otras alternativas en relación con Marruecos.

La vida de Aminetou con su regreso a El Aaiún, es conseguir una bandera viva para la lucha por la autodeterminación del pueblo saharaui. Las presiones han de ser al gobierno español para que el marroquí acepte cumplir con los derechos inalienables de Aminetou. Ciertas presiones a Aminetou no se corresponden con el necesario respeto y firmeza solidaria que se merece, ella y el pueblo saharaui.

La presión es la movilización unitaria, junto al Frente Polisario, con el amplio tejido pro-saharaui en los municipios e incluso en el Parlamento español. Y los objetivos de lucha, solidarios, y por los derechos humanos, han de ser concretos y claros: Aminetou digna y viva a El Aaiún, Derecho del Sahara a la Autodeterminación y a su Referéndum. Otras cosas dividen y debilitan la necesaria unidad movilizadora y política.

El Congreso ha aprobado una proposición de ley, elaborada y aprobada por todos los grupos parlamentarios de las izquierdas. Un paso más. La huelga de hambre, la movilización y la firmeza política, incluida la diplomática, ha conducido a este acuerdo parlamentario que obliga a Marruecos a mover ficha.

Con la unidad de la calle y de las izquierdas empezamos a ganar. Sí, podemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada