2/4/14

Francia gira a derecha y extrema derecha



La derecha y la extrema derecha emergen electoralmente a costa del hundimiento del PSF, con la guinda de la división en el Front de Gauche (Frente de Izquierdas), al optar el PCF en París y en otras ciudades por hacer acuerdos con el PCF y desencontrarse con las otras componentes del Front de Gauche. Ensemble defiende superar esa fisura y reforzar la unidad en el Front de Gauche. La Carta de La Aurora asume la posición de Ensemble.
Lecciones francesas. La segunda vuelta de las elecciones municipales francesas celebradas el domingo 30 de marzo ha confirmado las previsiones sobre el hundimiento electoral de los socialistas. Aunque han logrado conservar París, han perdido unas 155 localidades superiores a 9.000 habitantes, entre ellas ciudades tan importantes como Toulouse, Pau, Reims, Saint Etienne o Limoges (donde gobernaba la izquierda desde 1912).
Una abstención de casi el 38%, superior en 4 puntos a las anteriores elecciones municipales y un crecimiento enorme de los votos nulos son también elementos que explican la derrota.
El giro del gobierno Hollande hacia las políticas neoliberales, el recorte de unos 50.000 millones del presupuesto público, sus acuerdos con las patronales… explican los resultados y el rechazo de los votantes de izquierda, aunque se exprese pasivamente, a las políticas de la troika europea, a las políticas que imponen los grandes banqueros y las multinacionales. 
Los resultados tienen un sabor más amargo porque la derecha se encuentra dividida y sin embargo sale victoriosa, y además la extrema derecha del Frente Nacional avanza y se convierte en una fuerza que amenaza con sus políticas xenófobas y puede convertirse en una alternativa frente al desprestigio de la política oficial, esté representada por los socialistas como por la derecha tradicional.
La crisis está creando fenómenos nuevos a los que la izquierda tiene dificultades para responder. Sin una ruptura precisa y clara con las políticas de la troika y de sus gobiernos que salva a los bancos y carga la crisis sobre la población trabajadora no puede haber regeneración política y social, ni alternativas que merezcan ese nombre.
La democracia no es sólo ir a votar, es sentirse responsable y partícipe de las decisiones, y los socialistas franceses, como Rajoy aquí, prometen unas políticas y hacen las contrarias.
Necesitamos romper con las políticas neoliberales, que la democracia, la transparencia y la responsabilidad política dependan de la ciudadanía y no de unos cuantos dirigentes políticos y unidad de las izquierdas para la movilización.
Estas son algunas de las lecciones de los resultados electorales en Francia. La organización de la izquierda revolucionaria francesa Ensemble lo expresa así:
“En esta situación, es decisivo reforzar y dar un nuevo impulso al Front de Gauche (Frente de Izquierda) para construir una alternativa de izquierda a la política de austeridad. A nivel local, allí donde el Front de Gauche se unió y abrió a otras fuerzas muestra que un cierto éxito es posible… Ahora se trata de responder al desafío de la reconstrucción de una esperanza a la izquierda. Es urgente y decisivo. La movilización social y ciudadana debe de nuevo hacerse oír para detener la desastrosa política de austeridad… Es el momento de construir y hacer visible una alternativa de izquierda, democrática, social, ecológica y feminista que pasa por otra distribución de la riqueza y de medidas para impedir los despidos, y contra el paro.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada