6/7/12

La roja gana. La crisis sigue

Futbol y alegría, crisis y destrucción. La vida sigue y la lucha también, como lo demuestran de maravilla la abnegada marcha negra minera. Adjunto la Carta de La Aurora.
La roja gana. La crisis sigue. La selección de fútbol ganó la Eurocopa y centenares de miles de personas en toda España salieron a celebrarlo. Como en estos tiempos hay tan poco que celebrar, un éxito deportivo es una buena válvula de escape. En todas las épocas, los poderosos se sirven de las manifestaciones deportivas para distraer la atención de las masas. Una cosa es la alegría y satisfacción por un éxito deportivo, individual y/o colectivo, y otra bien distinta es cuando se utiliza, directa o indirectamente, para desviar la atención o las preocupaciones.
Hemos escuchado presentar el éxito de la selección como una especie de anuncio de salida de la crisis, o como un reflejo de las posibilidades del país. Con el axioma: “todos juntos, como la selección, podemos sacar al país de la crisis”, se pretende transmitir una idea de unidad por encima de las clases sociales, que tanto gusta a la derecha y también a Rubalcaba, y que tiene bien poco que ver con la realidad cotidiana de cada día, con los 5 millones de parados, los desahucios, los recortes, la aplicación de la reforma laboral.    
Otros dicen que el éxito de la selección muestra que el nivel del país es superior al que refleja la crisis o la tan conocida prima de riesgo. Es otra manera de tapar las responsabilidades. El “todos juntos” no puede poner en el  mismo plano a quien decide las políticas de recortes, a los que crearon y se enriquecieron con la burbuja inmobiliaria, o a los que han hundido Bankia, y al trabajador o trabajadora que ha cumplido con su trabajo, muchas veces más de lo que le correspondía, y de pronto se ha encontrado sin trabajo o se le recortan los derechos, o al que firmó una hipoteca y ahora lo desahucian porque no la puede pagar. Esta es la realidad de cada día que el entusiasmo de una victoria deportiva no puede tapar. Y menos aún, cuando la marea roja se utiliza también para intentar homogeneizar el país en nombre de una España que recorta o niega los derechos y diferencias de Euskadi o Catalunya.
Dura poco la alegría de los goles cuando es tan duro el día a día de las familias trabajadoras. Este gobierno sigue teniendo la responsabilidad de que la economía siga en caída libre y que sus llamadas reformas, una contrareforma total, sigan empeorando la situación. Necesitamos otras políticas y otros políticos que no se escondan detrás de la Roja para tapar sus incapacidades.
La marcha de los  mineros. La marea negra de los mineros sigue acercándose a Madrid. Conforme avanza sigue ganando apoyos, mientras en las minas los pozos siguen cerrados y casi cada día son reprimidos por la policía y la Guardia Civil. El gobierno y  el PP muestran sus debilidades. Hasta el presidente del PP en Castilla y León ha tenido que pedir a Rajoy que se llegue a un acuerdo. La lucha tiene resultados. Centenares de miles de madrileños salieron a recibir a la Roja. Ahora toca recibir a la marea negra que se acerca a Madrid. 5 de julio 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada