5/7/12

Clamor de la afiliación en EUiA

ARPA -Ámbito de reflexión, participación y acción- nació como un eco y una necesidad política de diversas componentes de partidos y corrientes que hicieron causa común con dirigentes y afiliación no adscrita a los partidos o corrientes existentes. Su base política fue impulsar la innovación y el liderazgo político de EUiA entre la izquierda trabajadora sindicalista y la juventud indignada quincemayista; ARPA consideraba necesario que EUiA ofreciera respuesta política a las grandes movilizaciones y a la crisis y no quedara limitada al estrecho marco parlamentarista de la coalición entre ICV-EUiA, o a las servidumbres de una gestión gubernamental del gobierno tripartito en torno al PSC, que obtuvieron la deserción de una parte vital de la base social y votante. Otra bandera de ARPA fue señalar que la dirección de EUiA estaba "mudita", desautorizada, superada u obsoleta, por lo cual tenía que rehacerse en la orientación política y en los equipos con los nuevos valores avanzados.
Otro rasgo distintivo de ARPA fue mostrar que no se querían acuerdos cupulares, ni decisiones por arriba e impuestas a las y los de abajo, cosa que se hizo extensiva a no querer tendencias ni corrientes que decidan y disciplinen de arriba a abajo. Es decir, se pretendía decidir, empoderarse, de manera que las colectividades y liderazgos fueran entre iguales y de abajo a arriba, con el respeto y la libertad de movimientos y decisiones de cada persona afiliada. ARPA también expresó que la afiliación y las asambleas querían ser escuchadas, compartir y decidir de forma soberana.
Estos valores básicos y anhelos, que beben del 15 M, han entroncado con un clamor de fondo en la afiliación, con la virtud de quedar vinculados en el espíritu, normas y orientación política de la sexta asamblea. Ahora son elemento constitutivo y patrimonio del conjunto de EUiA y superan a cualquier concepción de una parte, incluida la propia ARPA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada