11/5/14

Motivación e implicación versus abstención

Ilustración de Tasio.
Iniciamos la campaña de elecciones europeas. Las perspectivas sociales se juegan en la relación entre la lucha cotidiana del trabajo, los conocimientos científicos, técnicos e ideológicos, las acciones estratégicas de los poderes económicos y financieros, las actuaciones de las fuerzas políticas y de los Estados, junto con la fuerza motriz que impulse a una población o una clase social.
Todos estos factores interaccionan en la lucha política. La relación y el grado de satisfacción entre el interés general y el más concreto de un sector social o individual forma parte de unas u otras orientaciones políticas.
En las elecciones se concentran las propuestas políticas. La representación electa afecta a Parlamentos y gobiernos, aunque su poder real depende de quien disponga del capital, de quien hegemonice el Estado y el cuerpo social.
La relatividad del poder parlamentario permite a ciertas organizaciones negar la importancia de la participación en las elecciones, los parlamentos y los gobiernos. Sin embargo el progreso en la concepción hacia una representatividad democrática comprometida y participativa, ejercida de forma continua en vez de cada cuatro años, saldría fortalecida con una participación potente en las elecciones. La idea de que no sirven de mucho las elecciones "porque las personas electas y los poderes harán lo que quieran después", es desmovilizadora de la lucha política.
La confrontación política electoral es útil para clarificar políticas y reunir fuerzas. Las movilizaciones parciales, las generales, las más potentes, las de rebeldía e insurreccionales, sólo pueden consumar los cambios, pequeños y limitados o más profundos y amplios, o los retrocesos, si se encarnan en estrategia, programa, propuestas y organización política, en instituciones populares y estatales.
Se prevé un incremento notable de la abstención electoral. Es un síntoma que acompaña a la división entre las izquierdas, mientras expresa en negativo la dificultad de establecer nuevas bases orgánicas para una izquierda europea.
"La Izquierda Plural", la candidatura de alianzas que impulsamos IU y EUiA , junto ICV y Anova-AGE es todo un reto. Es una buena herramienta para avanzar en las alianzas de las izquierdas federalistas, soberanistas e independentistas. Los 10 puntos prioritarios de L'Esquerra Plural (La Izquierda Plural) entre ICV y EUiA son un acierto. Un compromiso por el que conviene luchar.
La expectativa de Rubalcaba (PSOE) de una gran coalición con el PP, sólo podría compensarse con una defensa hacia gobiernos de izquierdas, con programas y políticas de izquierdas sostenidos por la movilización social; A lo que se debe incluir el derecho a la autodeterminación, con el apoyo al ejercicio de la consulta en Cataluña "para decidir", así como la aceptación del resultado de la decisión ciudadana sobre el Estado y la independencia.
La implicación en la campaña electoral europea es vital para promover el compromiso político en nuestro entorno. Esta acción más directa puede influir en segmentos sociales de las mareas, sindicalistas y de la juventud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada