23/11/09

Qué medidas contra la corrupción.

De LA AURORA-POR.

Marx escribió en El Capital: “todas las naciones capitalistas abrazan periódicamente el fraude, pretendiendo ganar dinero sin mediar proceso productivo”. La globalización capitalista ha llevado la corrupción a límites inimaginables. La estructura económica y social española, con el peso enorme de la construcción y el turismo, ocupa un lugar de honor en el mapa de la corrupción.
Una extraña palabra-concepto, que forma una especie de universo: sobornos, tráfico de influencias, extorsión, nepotismo, comisiones, blanqueo de dinero negro, ilegalidad, mafia, etc. Palabras de la misma familia, una familia que existe desde que las relaciones entre los seres humanos se basan en las relaciones de propiedad y poder. A lo largo de la historia la corrupción ha tenido muchas formas, con el capitalismo se perfeccionó (como casi todo) y el dinero se convirtió, tal como escribía Marx, en los Manuscritos de 1844, en “el medio universal de corrupción”.
Sea cual sea la fórmula de corrupción, siempre ha tenido un mismo fin: enriquecer a los más ricos, desviar dinero público hacia quienes más tienen o evitar que se paguen impuestos que servirían para redistribuir la riqueza.
Aristóteles definió la corrupción como la forma de gobernar en provecho exclusivo del grupo gobernante. Nicolás Maquiavelo se refirió a la corrupción como la decadencia o degradación de la virtud cívica. Jean Jacques Rousseau se refirió a la corrupción como un resultado inevitable de la lucha por el poder.
Marx, escribió en El Capital: “todas las naciones capitalistas abrazan periódicamente el fraude, pretendiendo ganar dinero sin mediar proceso productivo”. Demostró que en la base misma de la producción capitalista está instalada la corrupción que se materializa en las múltiples formas de adulteración de los productos (mercancías) para rebajar la inversión en los costes y competir con ventajas "extras" en el mercado. Si los procesos de producción ya nacen corrompidos (qué es sino la plusvalía) no es extraño que prosiga en todo el proceso de acumulación de riqueza.
En el capitalismo todo es mercancía y la corrupción es una mercancía especial y cara, tiene sus empresas especializadas en todas las ramas de la producción y cotiza en el “mercado de la corrupción “. Tiene una característica especial: no se menciona en los manuales de economía y las facultades de económicas, pero los nombres más ilustres de la industria, el comercio y la política forman parte de sus maestros. La lista sería interminable.

Algunas medidas en LA AURORA-POR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada