10/2/16

¿Cuáles son las razones de la convocatoria de la huelga del Metro?


Óscar, Sergio y Óscar, trabajadores del Metro de Barcelona y miembros del colectivo de precarios “Metrers Precaris” desgranan algunas claves de la huelga, entrevistados por SinPermiso. 07/02/2016
La huelga del Metro barcelonés es polémica por ser la de una empresa pública de gran repercusión ciudadana. Su dirección es una Corporación, TMB, de ámbito metropolitano, que en buena parte depende y está presidida por el Ayuntamiento de Barcelona, de BComú con la alcaldesa del cambio, Ada Colau. La presidenta actual de TMB es la concejala Mercedes Vidal, una activista intachable y una buena amiga.
El personal trabajador pide medidas contra la precariedad y contra la congelación salarial.
Adjunto unos extractos de la entrevista.
¿Cuáles son las razones de la convocatoria de la huelga? La huelga se convoca en el marco de la negociación del convenio que ha expirado. Nuestras demandas pretenden, en primer lugar, acabar con la precariedad que se extiende rápida e inexorablemente entre la plantilla. El siguiente punto de conflicto es el de la congelación salarial que dura ya demasiados años. La plantilla decidimos en asamblea, con la unidad de todos los sindicatos, la convocatoria de un paro para el día 2 de febrero, que tuvo un seguimiento masivo entre la plantilla, y dos días más de huelga coincidentes con el MWC (Mobile World Congress), el 22 y 24 de febrero, como la única manera de revertir la situación de bloqueo a la que la directiva nos ha llevado. Es notoria la nula voluntad de la empresa de negociar, y esperamos que esas convocatorias les obliguen a sentarse a dialogar con nuestros representantes con una actitud constructiva.
¿Podéis explicar cómo se practica la eventualidad en la empresa? La problemática de los trabajadores precarios en el Metro de Barcelona es muy diversa, pero podemos afirmar que los principales problemas son los contratos parciales y la temporalidad. No es difícil encontrar contratos de 37%, 40%, 55% de la jornada anual. Una buena parte de contratos actuales se firman al 75%. Es un auténtico despropósito que en una empresa participada por instituciones como el Ayuntamiento o la Generalitat, los contratos precarios hayan aumentado un 50% en los últimos dos años. Y más aún cuando la falta de personal en la red de metro es obvia: múltiples estaciones sin personal para atender al pasaje, estaciones que se quedan abiertas por la noche porque no hay nadie que pueda cerrarlas, retirada de trenes por la imposibilidad de encontrar personal para conducirlos, deterioro continuo de trenes y estaciones por falta de mantenimiento, etc.
Y la peor parte se la llevan aquellos compañeros que se encuentran en la llamada “bolsa de verano”. Son compañeros a los que se contrata para cubrir los meses en los que la plantilla fija se turna para hacer sus vacaciones. Así vemos que, para conseguir un puesto fijo en el Metro de Barcelona pueden pasar más de 10 años. Y es importante observar que dicho proceso implica claramente destrucción de empleo: por cada dos trabajadores con jubilación completa entra un trabajador con un contrato al 75%. 
Pero la eventualidad está muy generalizada en casi todos los sectores, ¿qué proponéis para reducirla? Como plan de mínimos, exigimos que se reduzcan los plazos de permanencia en la bolsa de verano, que se elimine el segundo contrato de relevista y que al término de dicho contrato todos los compañeros (incluidos los de 2015) puedan acceder a un contrato al 100% que tenga exactamente las mismas condiciones que ha venido teniendo hasta ahora la plantilla fija.
El Ayuntamiento gobernado por BComú es uno de los que encabezan el cambio municipal ¿cómo ha respondido en la negociación y en la huelga? Hasta el momento, el Ayuntamiento se ha situado incomprensiblemente en un punto equidistante entre la empresa y los trabajadores en lucha. Debido al miedo a que el conflicto sea instrumentalizado por la oposición, se ha generado una situación de desconfianza hacia los trabajadores.
El equipo que dirige el Ayuntamiento está siendo víctima de una pinza entre PSC y CiU por un lado, y la directiva de TMB que mayoritariamente está controlada por esos mismos partidos políticos. Ese es el verdadero motivo del bloqueo en las negociaciones. Las movilizaciones continuarán pese a todos estos elementos ajenos al conflicto laboral, pero el movimiento de los comunes, con el ayuntamiento a la cabeza, debería considerar a todos los trabajadores en lucha como aliados en el combate por el cambio.
Como ciudadanos y como trabajadores del Metro ¿cómo os planteáis la relación entre vuestras reivindicaciones y un Ayuntamiento votado por la mayoría de la gente trabajadora? Somos muchos los que tenemos grandes esperanzas depositadas en este cambio tras las elecciones municipales. Realmente esperamos que con este Ayuntamiento las cosas comiencen a hacerse de otra manera, y deseamos encontrarnos al otro lado con un interlocutor dialogante y que quiera establecer canales de comunicación fluidos.
Es necesario que las personas en torno a BComú se sitúen del lado de la gente que lucha. Su posicionamiento en este conflicto puede marcar las futuras relaciones del Ayuntamiento con los movimientos sociales y los colectivos de trabajadores movilizados. Y si se trata de poner las instituciones al servicio de la ciudadanía, es el momento de demostrarlo.
Entrevista completa en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada