20/4/15

Nuestra gente. Teresa Rebull


Teresa Rebull* (izquierda).
La herencia del POUM son lecciones vivas de programa y combatientes revolucionarios y revolucionarias. Una revolución que iba a la raíz del sistema social y del poder político. Del Estado monárquico a la República. De la república con la clase burguesa en el poder a la lucha por una República social, donde la clase social trabajadora sin el poder económico pasara a dirigir y estructural el conjunto colectivo social; el poder trabajador. De la república centralista a promover una libre unión de repúblicasibéricas, desde la soberanía e independencia de Catalunya, País Vasco, Galicia, para liquidar de una vez por todas el poder terrateniente y financiero, el de una administración estatal caciquil, la dependencia de la jerarquía eclesiástica católica y del ejército. Marcada por la lacra estalinista. Un exilio de la tenebrosa oscuridad franquista.
Publicado en SinPermiso. Miguel Salas. 19/04/15.
Cuando nos estábamos despidiendo del aniversario de la II República, en la noche del 14 al 15 de abril, se nos fue Teresa Rebull. Tenía 95 años. La vimos por última vez el 17 de junio de 2013, reencontrándose con los antiguos camaradas del POUM en el acto de homenaje y reconocimiento que el Parlament de Catalunya organizó al revolucionario Andreu Nin, a iniciativa de la Fundació Andreu Nin y el diputado David Companyon, de ICV-EUiA. Como era habitual estaba animada, sonriente, decidida y activa. Así fue siempre. Estaba tan emocionada en el acto de reconocimiento a su gente y a su lucha que nos dijo al despedirse: “Ara ja em puc morir” (Ahora ya puedo morirme) Mantuvo su vitalidad hasta el final. Cuatro días antes de morir, el 10 de abril, inauguraba una exposición de pinturas suyas en La Junquera (que se puede visitar hasta el 10 de mayo) Teresa fue una de esas mujeres fuertes para quien la edad era solo un proceso para acumular vivencias y experiencias y siempre dispuesta a emprender nuevas aventuras.
Teresa Rebull, en realidad se llamaba Teresa Soler Pi, nació en Sabadell en 1919. Hija de una conocida familia de anarcosindicalistas, vivió y creció entre las luchas obreras de los años 20 y 30. En unas jornadas de la Fundació Andreu Nin en octubre del 2010 resaltaba sus orígenes y sus ideales que no abandonó nunca. Decía: “Vinc d’un mitjà del món obrer, del tèxtil, soc del carrer, de la lluita i de la revolución” (Provengo de un medio obrero, del textil, soy de la calle, de la lucha y la revolución) A los 12 años ya trabajaba en una empresa del textil de Sabadell.
Se hizo del POUM durante la revolución de 1936 e hizo de enfermera durante la guerra. Vivió en Barcelona las jornadas de Mayo de 1937 y posteriormente fue detenida y encarcelada en una cheka estalinista en la Vía Layetana. Lograría liberarse cuando ya las tropas franquistas avistaban la ciudad a principios de 1939. Esa experiencia le marcó en su completa oposición al estalinismo, que además de traicionar la revolución la encarceló y la trató como si fuera una “fascista”, y en su actividad militante en el POUM.
Tenía 20 años cuando tuvo que elegir el camino del exilio. Participó en el maquis francés en la lucha contra el nazismo y ya en los años 60 en la efervescencia social, política y cultural francesa. Se relacionó con Jean-Paul Sartre, Juliette Gréco, Georges Brassens y Albert Camus, entre otros. Fue también l’avia (la abuela) de la Nova Cançó catalana que desde los años 60 revolucionó la música catalana y un acicate en la lucha antifranquista. Además de componer sus propias canciones versionó preciosas poesías de Joan Salvat Papasseit, Miquel Martí Pol, Maria Mercè Marçal y muchos otros. (En youtube se pueden escuchar algunas de sus composiciones).
En 1977 obtuvo un excelente reconocimiento musical en Francia, el de la Academia, por su disco Mester d’Amor. En 1992 la Generalitat le concedió la Creu de Sant Jordi. En el 2006 Omnium Cultural le organizó un homenaje en el Palau de la Música de Barcelona con la presencia de Lluís Llach, Marina Rosell, Maria del Mar Bonet y muchos otros. En el 2007 obtuvo el Premio Memorial Francesc Macià, por la defensa de la lengua y la cultura catalana. Porque, manteniendo la tradición poumista, sus raíces obreras y revolucionarias fue también una activa y entusiasta defensora del derecho de Catalunya a la autodeterminación y a la independencia, y aun en silla de ruedas se acercaba y participaba en actos a favor de los derechos democráticos de su país.
Nos ha dejado Teresa. Recordaremos sus canciones, sus poemas, su enorme humanidad y la fuerza de mujeres que como ella lucharon en y por la revolución, por un mundo mejor y que tuvieron la osadía de no rendirse nunca.
Miguel Salas
* Teresa Rebull en el Homenaje a Andreu Nin, en el Parlament de Catalunya, 17 de junio de 2013. Junto a Mª Teresa Carbonell, Presidenta de la Fundació Andreu Nin.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada