26/8/11

Esa reforma, no.


Otra política innecesaria e inútil para conjurar la crisis. Otra medida con la que el gobierno del PSOE de Zapatero tira piedras a su tejado, o más bien a su suelo social. Ni la finta de aprobar el tope presupuestario del déficit sin cifra va a calmar la debacle anunciada socialista. Un frente político (con IU y EUiA decididas), sindical (con CCOO y UGT) y social (15 M) se ha alzado contra este atentado constitucionalista y en la exigencia de un referéndum. Eso es lo que se demandó en la concentración de ayer en la Plaza Sant Jaume de Barcelona, de la mano de "Inflexió" y con la intervención de "Democracia real ya".

Adjunto la posición de LA AURORA.

No a la constitucionalización del neoliberalismo. No a la reforma constitucional del PSOE-PP. Referéndum para que la ciudadanía decida.

Zapatero acaba de anunciar en el Congreso de los Diputados el acuerdo del PSOE y el PP para reformar la Constitución e incluir una nueva disposición que limite la capacidad de endeudamiento fiscal de las administraciones públicas. Con ello asume la imposición de la Canciller Merckel y el BCE, comunicada por carta a la Ministra de Economía, como condición para la compra de deuda soberana española a partir del 8 de agosto.

Dicha reforma constitucional, gracias al acuerdo del PP y el PSOE, tendría lugar en un tiempo record antes de la disolución de las Cámaras, prevista para finales del mes de septiembre.

Esta reforma constitucional, de la mano del PP, es un autentico golpe de estado constitucional que convertirá en ley uno de los elementos mas importantes de las políticas neoliberales a pocos días de que se convoquen las elecciones generales y los ciudadanos pueden expresar su voluntad al respecto. Se trata, por lo tanto de una medida impuesta, ideológicamente sectaria y antidemocrática. Es el último regalo de Zapatero a la derecha, que condicionará cualquier alternativa de izquierdas a las políticas neoliberales.

Nunca ha sido tan evidente que el PSOE y el PP “no nos representan”, como ha señalado el Movimiento 15 M. Cualquier reforma constitucional exige un amplio consenso popular, debate y la consulta a un electorado que en ningún momento ha dado un mandato previo para una reforma de este tipo, que no figuraba en el programa electoral de ninguno de los partidos.

Por todo ello creemos imprescindible una amplia movilización popular contra esta reforma neoliberal de la Constitución. La sumisión de los diputados socialistas a esta propuesta de un gobierno Zapatero agónico solo puede condenar al PSOE a una crisis ideológica y política sin precedentes antes de la campaña electoral. Los movimientos sociales, el 15 M, las organizaciones sindicales y la izquierda política deben oponerse frontalmente a esta agresión antidemocrática sin precedentes. Proponemos a IU tomar la iniciativa para organizar la movilización contra esta imposición del BCE y de Merckel a través del PSOE y del PP y exigir un referéndum popular.

En la foto, Ferran Pedret de "Inflexió" leyendo el manifiesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada